BIONEUROEMOCIÓN

 

touch

La bioneuroemoción es un enfoque holístico de toma de conciencia que busca, a través de  los códigos biológicos de la enfermedad, el mensaje anclado en el inconsciente para, tomando conciencia del mismo, acompañar en el proceso de sanación. 

Basada en las aportaciones de diversos investigadores, científicos y profesionales de las distintas ramas relacionadas con la salud: Dr. Hamer, Claude Sabbah, Marc Frèchet, Anne Schützenberger… y a través de la visión integradora de Enric Corbera, esta disciplina, en constante evolución y transformación abre una mirada de 360 grados alrededor del síntoma como canal de acceso a un universo inconsciente que se manifiesta a través del cuerpo, de las relaciones personales y en general de las distintas expresiones que se derivan de la experiencia humana.  

Tal como apuntaba el Dr. Carl Gustav Jung : “La enfermedad es el esfuerzo que hace la naturaleza para curar al hombre”, de modo que la enfermedad física es entendida como el símbolo de un conflicto mental, emocional o espiritual que se puede descubrir y sanar.

La bioneuroemoción acompaña al consultante a su zona más oscura, aquella zona que, anclada en el inconsciente ha originado el dolor manifestado físicamente en una zona concreta del cuerpo. El proceso consistirá en descubrir, descodificar la emoción oculta para, una vez puesta a la luz, es decir, tomando conciencia de dicha emoción, permitir el cambio fisiológico que abra la posibilidad a restablecer la salud.

La propuesta es escuchar activamente y con una mirada biológica, el lenguaje del cuerpo. Cuando se libera la emoción aprisionada en el inconsciente, el cuerpo puede encontrar caminos hasta entonces desconocidos para recuperar su salud innata. 

La toma de conciencia desde el amor, abre la posibilidad de liberar el potencial de sanación que habita en cada ser humano.

 

distintas razas

La enfermedad, desde esta perspectiva es comprendida como un mensajero de una emoción o una miríada de emociones no comprendidas y/o escondidas en el inconsciente. Tratar médicamente la enfermedad habiendo encontrado el significado de la misma, potenciará el efecto de la medicación y evitará que el conflicto emocional acabe desarrollando otra patología. 

Cada enfermedad es la expresión exterior de un resentir interior, es decir, de una emoción oculta, no manifestada, es a través de poner esta emoción al descubierto que el desbloqueo se produce, el inconsciente habla y se manifiesta a través del síntoma, y es cuando comprendemos ese síntoma, cuando lo expresamos,  cuando nos permitimos sacar la emoción oculta, cuando nuestro sistema se siente liberado. 

El inconsciente es inocente y lo entiende todo de forma literal, de modo que en el lenguaje que utilizamos y en las creencias que tenemos se encuentra un precioso material que nos da pautas para encontrar esos códigos ocultos que se han traducido en el síntoma.

Para el inconsciente, el otro no existe, de modo que nos encontramos con todo un abanico de conflictos de identificación, es decir, empatizamos tanto con el resentir de otra persona que el síntoma acaba manifestándose en nuestro propio cuerpo.

El inconsciente es atemporal, vive en un presente constante.

Para el inconsciente, real es lo mismo que virtual o imaginario, de modo que todo aquello que llegue a través de los sentidos  o del pensamiento se puede traducir biológicamente y producir un síntoma.

La bioneuroemoción devuelve el poder de sanación al propio individuo, comprender los códigos biológicos nos permite estar atentos al lenguaje del cuerpo, ser coherentes con nuestras emociones y no juzgar aquello que sentimos.

Si nos amáramos incondicionalmente en todas y cada una de las circunstancias de nuestra vida manteniendo coherencia entre lo que sentimos, hacemos y decimos, nuestra salud innata sería la forma natural en que la biología se expresaría para nosotros.

Abandonar la culpabilidad, el victimismo, los prejuicios y tomar la responsabilidad sobre nuestra vida va en la misma dirección de mantener y preservar la salud.